Estos son los Votos de Boda Católica

¡Hola Novia! Hoy hablaremos de uno de los pasos más problemáticos para más de una de nosotras: Los Votos de matrimonio. En este artículo te ayudaremos de principio a fin para que tengas tus votos de boda católica listos a tiempo.

Sabemos que los votos deberían salir al natural, pero hasta para las más extrovertidas hablar en público se complica. El día de tu boda los nervios pueden atacar en cualquier momento, en mi caso cuando llegue al altar olvidé todo el protocolo, el padre lo entendió rápido y alejaba el micrófono cada vez que yo respondía ¡Me salvó la vida!

Lo que me pasó fue que me confié, los dije un par de veces esa misma semana y listo, pensé que estaban listos.

Por eso lo mejor es tener los votos bien preparados y practicados. Hay una recomendación que podemos hacerte como regla general: Escribe tus votos con estructura y sé tú misma. La estructura te ayudará a que no sea difícil recordarlos y la espontaneidad te ayudará mucho si se te olvida alguna parte.

Habido dicho esto, empezamos:

Los votos matrimoniales:

¿Qué son los votos? ¿Cuándo se deben decir? ¿Son iguales en todas las ceremonias? ¿Quién debe escribirlos? ¿Los puedo tener conmigo el día de la boda? Tranquila, todas tus preguntas quedarán respondidas al final de este artículo.

Cuando llega el último mes de planificación empiezan a mezclarse muchos temas y responsabilidades.

Toca hacer una última prueba del vestido, organizar la distribución en las mesas, resolver todo lo que se acumula y por supuesto, redactar tus votos pero ¿Qué son los votos?

Los votos matrimoniales son las promesas que sellan el compromiso, por eso deben decirse en la ceremonia en voz alta.

Más que formalidad los votos representan la voluntad de las parejas de estar unidas por algo más que los anillos. Es por ello que es costumbre católica preguntar si se aceptan “ en la salud y en la enfermedad”, es la afirmación de tomar una responsabilidad canalizada mediante el amor.

La buena noticia de tu boda católica es que los votos ya tienen tres formatos pre establecidos, solo tendrás que elegir una forma y practicarla. Pero tranquila, tendrás espacio más adelante para decir tus propios votos, como en la recepción o a las afueras de la iglesia.

Muchas personas optan por hacerlo en el matrimonio civil, pero nosotros te recomendamos dejarlo para el día más especial, valdrá la pena esperar.

Volviendo al tema, estos son los 3 tipos de votos para las uniones católicas, básicamente son versiones de la misma frase. A veces los sacerdotes permiten elegir, muchas otras ellos decidirán cómo preguntarles.

Votos matrimoniales para ceremonias católicas:

Primera forma:
Novio: Yo, (nombre del novio), te quiero a ti, (nombre de la novia), como esposa y me entrego a ti, y prometo serte fiel en las alegrías y en las penas, en la salud y la enfermedad, todos los días de mi vida.
Novia: Yo, (nombre de la novia), te quiero a ti, (nombre del novio), como esposo y me entrego a ti, y prometo serte fiel en las alegrías y en las penas, en la salud y la enfermedad, todos los días de mi vida.

Segunda forma:
Novio: (Nombre de la novia), ¿quieres ser mi mujer?
Novia: Sí, quiero.
Novia: (Nombre del novio) ¿quieres ser mi marido?
Novio: Sí, quiero.
Novio: (Nombre de la novia), yo te recibo como esposa y prometo amarte fielmente durante toda mi vida.
Novia: (Nombre del novio) yo te recibo como esposo y prometo amarte fielmente durante toda mi vida.

Tercera forma:

Oficiante: (Nombre del novio), ¿quieres recibir a (nombre de la novia), como esposa, y prometes serle fiel en las alegrías y en las penas, en la salud y en la enfermedad, y así, amarla y respetarla todos los días de tu vida?
Novio: Sí, quiero.
Oficiante: (Nombre de la novia), ¿quieres recibir a (nombre del novio), como esposo, y prometes serle fiel en las alegrías y en las penas, en la salud y en la enfermedad, y así, amarlo y respetarlo todos los días de tu vida?
Novia: Sí, quiero

¿Cómo leer tus votos para que salgan del corazón?

Luego de tener claros los ejemplos de votos matrimoniales es momento que conozcan cómo decirlos o cómo prepararse para ese momento de lectura.

Lo primero es definir cuál forma de votos católicos utilizarás.

Lo segundo es estar confiados y serenos, la única forma de lograrlo es practicarlos hasta el cansancio, aunque parezcan fáciles una vez arriba del altar empiezan a complicarse… créanme.

Cuando los dominen pueden subir al altar más tranquilos. Estando arriba lo ideal es que le digas los votos a tu amado, no se lo recites al sacerdote, ni al público, ni al aire, míralo a la cara y di las palabras con coherencia, entendiendo lo que dices. No repitas las palabras, esta vez dilas.

Por último recuerda hacer pausas y respirar, todos hablamos mucho más rápido cuando estamos nerviosos, así que concéntrate en respirar y hacer pausas. Mejor hacer pausas dramáticas que disparar tus votos como una metralleta.

¿Cómo formular tus propios votos?

Ahora sí, llegó la hora de ponerse creativas. Si tienes problemas para escribirle tus votos a tu esposo esta estructura te funcionará:

Primera parte: Declara tu amor.

Declara tu amor al principio, con una frase que te identifique como “ Andrés te amaré por siempre” o “ Me di cuenta que no quiero pasar un día más sin ti Ana” o un simple “Miguél, quiero decirte que te amo”

Segunda parte: Menciona sus cualidades.

En esta parte es donde le dices por qué, le cuentas qué lo hace especial, por qué te estás casando con él. Básicamente por qué lo estás eligiendo, qué te hizo enamorarte.

Tercera parte: Las promesas reales.

Decimos reales porque tienes que prometer cosas que puedas cumplir, que sean tangibles, más que promesas son compromisos que estás tomando: “Prometo serle fiel a nuestros sueños” “Prometo hacernos mejores personas”

Cuarta parte: Proyectarse a futuro.

Ya casi finalizando puedes hablar de las metas a futuro como pareja, a donde llegarán, qué familia formarán. “ Sé que tendremos una bella familia” “ Sé que nuestros hijos tendrán más del amor que necesitan”.

Quinta y última parte: Hablar de eternidad.

Para cerrar tus votos puedes hablar sobre la “ estabilidad” y el tiempo. Por ejemplo “ Sé que voy a estar para ti mientas viva” “ Mi alma estará con la tuya siempre” “ Te amaré toda la vida”

Haciendo una estructura adecuada podrás decir tus votos con fluidez y espontaneidad, porque si olvidas una parte será más fácil ubicarte y continuar.

Repite tus votos matrimoniales católicos una y otra vez, tranquila que con la emoción de ese día no hay forma de que suenen memorizados o prefabricados.

 

Posts Relacionados:

Votos de boda Vikinga
VOTOS DE BODA CELTA
Votos de boda para lesbianas
Votos de boda musulmanes